Francisco Huenchumilla: “Chile tiene distintos pueblos, distintas naciones y un solo estado”

En julio del 2018, el Senador Francisco Huenchumilla (DC) presentó una reforma que reconoce a Chile como Estado plurinacional tomando como referencia la legislación de Estados Unidos, México, Canadá y Colombia: “Hay que transformar Chile un Estado Plurinacional, porque hoy día es un estado monocultural, el cual viene desde los tiempos del inicio de la república, donde nunca se consideró la realidad social de Chile”.

Francisco Huenchumilla Jaramillo (Temuco, 22 de marzo de 1944). Abogado, académico y político del Partido Demócrata Cristiano. Senador por la 11° Circunscripción, Región de La Araucanía, período 2018-2026. Fue diputado en tres períodos consecutivos entre 1990 y 2002 en representación del Distrito N°50, Región de La Araucanía. Además de ser Intendente de la misma región entre 2014 y 2015, durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Alcalde de Temuco, entre 2004 y 2008, y Ministro Secretario General de la

Presidencia, entre 2003 y 2004, durante el gobierno de Ricardo Lagos Escobar.

Senador, ¿en qué consiste la propuesta del estado plurinacional?

Oh, ese es un tremendo tema. Bueno yo acabo de presentar una reforma constitucional, yo creo por primera vez en la historia de Chile se presenta un proyecto completo, integral y muy bien fundamentado.

Fundamentado en aspectos jurídicos, políticos y de ejemplos en el plano internacional. Hay que transformar Chile un Estado Plurinacional, porque hoy día es un estado monocultural, el cual viene desde los tiempos del inicio de la república, donde nunca se consideró la realidad social de Chile. Este país está conformado por distintos grupos, de distintos orígenes, entre los cuales están los pueblos originarios, y que se llaman originarios porque tienen su origen antes del Estado”. Entonces el  objetivo de esta reforma constitucional, en materia de plurinacionalidad es, por así decirlo, sincerar la situación del Estado, en el sentido de que este país es pluricolor, con pueblos de distintos orígenes que han conformado el Estado de Chile y por lo tanto colocarlo en la primera norma que regula nuestra organización como país que es la constitución política, esta característica de decir “Mire, Chile, tiene distintos pueblos, distintas naciones y un solo estado”. Por eso hablamos de Estado Plurinacional y esa es la primera partida con que comienza esta reforma constitucional que hemos presentado.

También, se establece un estado plurinacional y plurilingüe, reconociendo la lengua de los nueve pueblos indígenas que hay en Chile y se eleva al estatus de reforma constitucional.

¿Cuál cree que es  la recepción de sus colegas políticos cuando usted presenta esa propuesta?

Es que lo que pasa, es que en el senado y en la cámara se presentan muchos proyectos de distinta naturaleza, este es uno más, tiene importancia para los pueblos originarios y por lo tanto en el plano de los senadores, en este caso, hay  pleno respeto a la iniciativa que cada uno toma. Yo diría más bien, que aquí hay  dos actores que son interpelados con esta reforma: una que es el gobierno, y otro son los partidos políticos. Entonces esta es una batalla política y cultural de largo alcance, si esto alguna vez se trata en el Senado como proyecto, los partidos van a tener que mostrar sus cartas y también el gobierno, éste o el que venga, tendrán que mostrar sus cartas respecto a que es lo que piensa con esta materia, así que la recepción respecto de algunos senadores en particular, es simpatía por el proyecto, pero digamos que hay que verlo sustantivamente para que uno pueda ver los pronunciamientos.

Y la recepción de la gente o de la sociedad cuando se habla de plurinacionalidad, ¿tiene usted alguna sensación sobre eso?

Sí, la sensación que tengo es que en Chile hay un desconocimiento muy grande, la gente como que se asusta, pensando que aquí lo que se quiere hacer es dividir al país, o colocar varios países o varios estados. Entonces, por un lado, hay un poquito de ignorancia en esta materia, de desconocimiento, también hay muchos prejuicios, mucho racismo sobre la materia y en el mundo de los Pueblos Indígenas, en sus organizaciones hay una expectativa y un interés por conocer de que se trata, porque este proyecto  me lo ha pedido todo Chile, así que lo hemos distribuido para todos lados y es un tema difícil, no es un tema sencillo y yo espero que esto sea un elemento de juicio para el debate, esta no es una verdad revelada y no es una cosa que tú la tomes o lo dejes, o que yo diga esto y no hay nada más. No, esto está abierto a la discusión y al aporte de todos los sectores.

Respecto a la contingencia, ¿cuál es su postura frente al “Operativo Jungla”? Eso revela una vez más, que los distintos gobiernos no tienen una mirada política respecto a lo que pasa en el sur de Chile, sino que lo ven como un problema de seguridad pública simplemente, de orden público, y por lo tanto creen que es un tema que puede resolverse mediante la policía. En este caso, una policía más sofisticada, más equipada, entrenada en Colombia, donde este es un país que tuvo muchísimos problemas, muchísima violencia, pero no producida por los pueblos indígenas, sino producida por la guerrilla y por el narcotráfico. Al revés, los pueblos originarios de Colombia llegaron a un buen acuerdo con el Estado Colombiano y ellos gozan de autonomía, de autoridades propias, de representación parlamentaria, del derecho a la consulta, con amplio reconocimiento de la Corte constitucional Colombiana y también de la corte suprema Colombiana, así que el gobierno en vez de traer la solución política de Colombia, trajo la solución de fuerza digamos, a mí me parece una mala señal para lo que sucede en el sur de Chile.

¿Y desde su punto de vista, cuáles son las opciones que ve para la solución del conflicto?

La única solución, es la solución política. Esto significa, diálogo, significa, colocar encima de la mesa los problemas reales que provienen desde hace más de 130 años y que el Estado reconozca que hay una deuda, reconozca que los pueblos son anteriores al Estado, reconozca que hay que modificar la constitución, que hay que darle derechos colectivos, que hay que darles representación política y elevarlo a la categoría de actores diferentes, porque tienen su propia historia, su propia cultura y cuando tú sinceras la realidad, no la escondes bajo tierra creo que se produce una mejor convivencia.

Éste análisis político es lo mismo que sucede en las familias, esto es una cosa de  sentido común, si en la familia las relaciones entre los hijos y los padres se esconden, no se conversan, se invisibilizan, se producen tensiones. Cuando tú eres capaz de tener un diálogo democrático, de frente, mirándote a los ojos, sincerando las cosas, la convivencia mejora, eso es lo que le hace falta a Chile.

Por Paula Huenchumil Jerez.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *